Inicio Locales Tránsito se volvió caótico en Concepción

Tránsito se volvió caótico en Concepción

Crecimiento del parque automotor, ignorancia de las reglas de tránsito e irrespeto a las mismas, así como un déficit en el equipamiento y la cantidad de recursos humanos del departamento de tránsito de la Municipalidad de Concepción, constituyen los ingredientes del desorden actual en las calles.

0

Por Elvio Alvarenga

El desorden en el tránsito vehicular en Concepción, el aumento del parque automotor, la falta de respeto y el desconocimiento de las reglas, y los pocos recursos municipales para hacer cumplir las ordenanzas respectivas, ubican a nuestra ciudad en el tercer lugar en cantidad de accidentes fatales que se producen en el país, especialmente causados por motociclistas.

Se anuncia, sin embargo, el fortalecimiento de la educación vial, de cara a la instalación de grandes fábricas en la región.

El Inspector Críspalo Mareco, de la Dirección de tránsito de la comuna local, informó sobre la visita de integrantes de la Agencia Nacional de Tránsito, quienes se sorprendieron del tráfico en nuestra ciudad, “porque nadie usa elementos de seguridad, casco, chaleco reflectivo”; también vieron las “motos sin luces, sin chapas, menores, pasajeros en moto, exceso de velocidad”.

El funcionario habló también de las necesidades de la Municipalidad para hacer cumplir las ordenanzas referentes al tránsito. Faltan recursos humanos y unos diez cepos. “Tenemos uno pero es lento”, comentó sobre los cepos.

“Alcotest no hay, decibelímetro teníamos pero desapareció, con los cambios no sé dónde se fue a parar”, explicó, refiriéndose a los cambios de responsables de la dirección.

En cuanto a recursos humanos, el funcionario debe permanecer en los lugares constantemente dirigiendo o controlando y ahí el problema es la falta de recursos. “Permanentemente tienen que estar dos o cuatro funcionarios ahí circulando”, comentó Mareco.

Algunas de las infracciones más comunes tienen que ver con el estacionamiento. “Se debe estacionar diez metros antes del semáforo, la gente estaciona en el semáforo mismo, no se debe cerrar la boca calle, se tiene que estacionar a tres metros de la esquina, a 30 cm del cordón de la vereda, la gente deja a un centímetro”, cuestionó el inspector.

También mencionó a los motociclistas que entran de contra mano a los supermercados, especialmente en las avenidas y a quienes estacionan en doble fila o simplemente en la calle frente a los bancos. “No es porque yo me apuro dejo en doble estacionamiento con luces encendidas, la excusa barata es que uno se apura, tampoco. Es una excusa para violar la ordenanza”, opinó.

Dijo que lastimosamente “con esa gente que entra en el banco, ya no hay caso. Hay gente que fue notificada y multada y viene acá a la carga pero ya no hay caso, acá ya no hay campaña de concienciación”. “Es la única forma que el paraguayo aprenda, una vez que se le multa conoce perfectamente su responsabilidad”, indicó Críspulo Mareco.