Inicio Locales Policía niega supuesto pedido de coima pero denunciante sostiene versión

Policía niega supuesto pedido de coima pero denunciante sostiene versión

En relación a la detención de dos personas, de cuyo poder fueron incautados más de 100 kilos de carne vacuna de dudoso origen, los vecinos de los aprehendidos se manifestaron a favor de los mismos, que en realidad recuperaron su libertad. El principal afectado sigue sosteniendo su versión de que los agentes policiales pretendieron "arreglar" la situación con el pago de una coima.

0
Comisaría 10ª

Vecinos del barrio San Roque, sector Calaverita de Concepción, se manifestaron este miércoles, a favor de don Domingo Paredes, quien junto con otra persona fueron aprehendidos por efectivos policiales de la comisaría 10ª del barrio Inmaculada.

Los manifestantes sostuvieron que Paredes es un conocido trabajador de varios años de establecimientos ganaderos y que suele traer carne como parte de pago por los trabajos que realiza.

También señalaron que los agentes policiales ingresaron al domicilio del hombre con mucha prepotencia sin exhibir ninguna orden de allanamiento y procedieron a la detención de Paredes y de la persona que transportó la carne a bordo de su vehículo hasta el lugar.

Por su parte, Domingo Paredes se ratificó en su versión de que los agentes policiales, una vez en la comisaría, le pidieron el pago de 5 millones de guaraníes a cambio de su inmediata liberación, pago que no se realizó. Además mencionó que luego tuvo que pagar esa misma suma a un abogado para tramitar su libertad en el Ministerio Público.

El suboficial inspector Pablo Vigil, subjefe de la comisaría 10ª, negó categóricamente que en la sede policial se haya hecho el pedido de coima y sostuvo que la policía no tuvo de otra que informar a la Fiscalía, ya que Paredes solo contaba con un documento manuscrito, firmado supuestamente por la persona que le dio la carne.

La detención de Domingo Paredes, dueño de los 120 kilos de carne y Carlos Huerta, quien transportó la carga desde la orilla del río hasta la casa del primero, en el barrio San Roque, se produjo el domingo pasado alrededor de las 03:00. Posteriormente, tras la aparición del administrador de la estancia donde trabaja Paredes, quien aclaró ante el Ministerio Público que entregó la carne como parte de pago, los dos hombre fueron liberados.