Inicio Locales Olero denuncia haber sido coaccionado por policías

Olero denuncia haber sido coaccionado por policías

Juan Genaro Fernández denunció haber recibido la visita de varios efectivos policiales, que lo recriminaron por unas declaraciones periodísticas, en las cuales se quejó de la inacción de las autoridades. El mismo es presidente de la Asociación de Oleros de Concepción y sus quejas ante la prensa fueron en relación a los hechos de hurto que se repiten en su barrio.

0

Fernández reside en el barrio San José Olero de Concepción, donde se dedica a la fabricación de ladrillos y encabeza una asociación que aglutina a los trabajadores de dicho rubro.

El local donde funciona la asociación de oleros había sido visitado por ladrones, que llevaron máquinas y otros objetos de valor.

Posterior al hecho, Fernández realizó algunas declaraciones a medios periodísticos, donde se quejó de la inoperancia de las instituciones encargadas de velar por la seguridad ciudadana, ya que los autores de ese y otros hurtos, son conocidos adictos de la zona que se encuentran libres.

A raíz de lo dicho por el olero a través de la prensa, el mismo recibió la visita de alrededor de 15 policías, que llegaron hasta su lugar de trabajo y le reclamaron sus declaraciones periodísticas.

«Se bajó el que por lo visto era el jefe y me dijo que no les gustó mis declaraciones a la prensa; yo le respondí que estaban equivocados», explicó Fernández.

«Me dijo que averiguaron sobre la asociación de oleros y acusó que sus miembros no trabajan y solo se dedican a hablar y gritar como los campesinos», indicó después el hombre.

Fernández mencionó que reclamó a los policías que la Constitución Nacional garantiza la libertad de expresión y que estaban equivocados.

El trabajador de la olería señaló por otra parte que no pudo identificar a las personas, que llegaron a bordo de cinco vehículos y prácticamente lo acorralaron.

Los hechos de hurto y robo son una constante en la zona y según los vecinos, la policía no da una respuesta rápida y efectiva, dejando a los delincuentes actuar impunemente.