Inicio Locales Inmueble que intendente quiere vender estaba destinado para plaza, según testimonio

Inmueble que intendente quiere vender estaba destinado para plaza, según testimonio

Según relató la Lic. Teresa Riella, directora general del Centro Regional de Educación "Juan E. O´Leary" de Concepción, la fracción de terreno municipal ubicada frente a dicha institución educativa iba a ser convertida en una plaza destinada a reivindicar el segundo centenario de la independencia nacional. El colegio incluso había construido en el lugar una réplica de la casa de la independencia, de botellas de plástico recicladas.

0
Publicidad

Según explicó Riella, la construcción de la réplica de la Casa de la Independencia se realizó dentro del mencionado inmueble, justamente a raíz de que se dijo que el lugar sería convertido en una plaza pública.

La réplica había sido hecha totalmente de botellas de plástico recicladas, por alumnos del Centro Regional, bajo la dirección de un especialista, en homenaje al bicentenario de la independencia nacional en el año 2011.

La docente mencionó que existía un proyecto de instalar en el lugar una feria permanente de artesanía, así como construir camineros, los cuales iban a llevar los nombres de los diferentes próceres de la gesta libertadora de 1911. El sitio, a ser destinado a la recreación de la ciudadanía, iba a ser denominado «Plaza del Bicentenario».

Teresa Riella señaló que la Municipalidad, bajo la administración de Alejandro Tati Urbieta, se comprometió a poner un guardia permanente en el lugar, pero tal cosa no ocurrió, por lo que la casa de botellas fue rapiñada por los recicladores.

En otro momento, la docente lamentó el destino que tuvo la casa. «Pensamos mal y construimos ahí la casa de botellas, pero no dio el resultado que esperábamos», sostuvo.

El terreno está ubicado frente al Centro Regional de Educación, sobre la avenida Agustín Fernando de Pinedo y Eligio Ayala. Tiene una superficie de 3.344 metros cuadrados y actualmente existe una solicitud de aprobación, hecha por el intendente a la Junta Municipal para ponerlo a la venta. Dicho pedido tuvo un primer rechazo del legislativo, que fue vetado por Urbieta y ahora espera por un segundo tratamiento.