Inicio Locales Hurreros, encabezados por hijos de concejal, provocan a escrachadores en noche Nº...

Hurreros, encabezados por hijos de concejal, provocan a escrachadores en noche Nº 80

Una decena de personas conformó la patota preparada por el concejal municipal de Concepción Blas Enrique Paniagua (ANR), para dar la "recepción" a los manifestantes. Al frente de los hurreros se encontraban los hijos del edil, uno de los cuáles tiene cuentas pendientes con la justicia.

0
Publicidad

La movilización de anoche inició como siempre en la plaza Agustín Fernando de Pinedo de la capital departamental, con la participación de una cantidad aproximada de 200 personas. La marcha se desplazó hasta la casa del concejal Blas Enrique Paniagua, quien desde el principio de las movilizaciones fue uno de los más repudiados por los ciudadanos indignados.

Con la marcha de ayer, las protestas ciudadanas recuperaron su fuerza, que han perdido en cierta forma durante las fiestas de fin de año. Tres de los manifestantes se disfrazaron de «Reyes Magos», como una forma de expresar sus reclamos.

Una vez frente al domicilio de Paniagua, apareció un «comité de bienvenida», integrado por unos diez hurreros y algunos niños inclusive, contratados por el edil colorado. La patota empezó a incidentar la manifestación, gritando improperios y lanzando objetos contra los ciudadanos, incluso algunos honditazos, ante la impasible mirada de la policía, que como de costumbre estuvo a punto de reprimir a los escrachadores, antes que a los hurreros.

La patota estaba integrada, entre otros por el señor Carlos Duarte, conocido vecino del barrio San Carlos y tío del secretario general de la Junta Municipal, Jorge Duarte. A la cabeza del grupo se encontraban los hijos de Paniagua, uno de los cuáles, Eduardo, tiene cuentas pendientes con la justicia en un caso por “Omisión de Auxilio y Obstrucción al Resarcimiento por Daños en Accidente de Tránsito”.

La tensa situación, por suerte no pasó a mayores y el escrache pudo realizarse, trasladándose luego la marcha hasta el domicilio del intendente municipal Alejandro Tati Urbieta, en inmediaciones del Hospital Regional. En dicha casa aparentemente no se encontraba nadie y la caminata fue a cerrar en la plaza Pinedo.

Para hoy a las 19:00 está hecha nuevamente la convocatoria a una movilización ciudadana de protesta contra la corrupción e impunidad, pidiendo la renuncia del intendente y la intervención de la comuna.