Inicio Locales Familia denuncia sistemáticos casos de abigeato

Familia denuncia sistemáticos casos de abigeato

Uniformados policiales, fiscales, jueces, hasta la Prefectura Naval estarían haciendo la vista gorda ante el tráfico de carne clandestina a gran escala, según la denuncia pública realizada por dos personas, quienes habían alquilando un inmueble perteneciente a la comunidad indígena Naranjhaty, en el departamento de Presidente Hayes, frente a Puerto Yvapovó.

0
Foto: ilustración

Vicente Asunción Fariña y Alma Obdulia Fariña, hablaron de un grave caso de coacción al no permitírseles ingresar desde hace más de un año a su establecimiento bajo amenazas a su familia.

Según comentaron, la carne mal habida se traslada por tierra y agua a Concepción bajo absoluta complacencia de las autoridades. «Estamos cansados de que se desentiendan de nuestro problema», reclamaron. «Pedimos acompañamiento, queremos que las autoridades nos hagan caso porque donde hacemos la denuncia, nos envían a otro lado, hacemos en San Pedro, Concepción y en Pozo Colorado también, pero nadie nos hace caso”, dijo doña Alma.

«Y es triste que vivamos amenazados por los abigeos y no podemos hacer más nada, además que, si nosotros perseguimos nuestra carga, se nos amenaza que se van a ir a hacer desastre en mi casa, con mi familia, y yo tengo menor de edad, tengo embarazadas conmigo”, siguió la señora.

«Lo más triste es que la propia policía nacional está complicada porque vos haces un aviso, haces denuncia y enseguida ellos mismos les cuentan otra vez quienes son los denunciantes, es muy triste que en la cúpula policial haya policías corruptos y bandidos, que se vendne, que ensucian su uniforme por porquería de pedazo de carne, es muy triste vivir en un país donde el policía luego es bandido”, reclamó.

Contó que con el último registro de SENACSA tenían 2.300 cabezas de ganado registradas, «no sabemos cuánto es lo que comieron porque hace demasiado mucho tiempo que no entramos más a nuestro establecimiento, hace más de un año, nos prohibieron ingresar, nos corrieron a punta de arma, hicieron disparos con armas, no querían sabe nada de nadie, y de la policía no tienen miedo porque dicen que son luego todos sus socios”, apuntó.

Por su parte, don Vicente dijo que «hace un año que hacemos las denuncias por todas partes, el fiscal de Pozo Colorado Enrique Díaz, y el juez de turno, Ledesma, nos enviaron otra vez, porque allá no nos hacen caso, probablemente están implicados porque le llamas no te atiende, se va en audiencia, es grave nuestro problema», se quejó.

«Nosotros alquilamos de los indígenas, nos corrieron a punta de armas, ellos se apropiaron de nuestros animales, carnean y distribuyen por tierra y agua, la Prefectura no ve absolutamente nada, debajo de sus narices pasa la gente, el fiscal de Pozo colorado es un bandido, no hace su trabajo», acusó el ganadero.

Mencionó que «una familia vecina muy conocida entra hasta de día a robar y encima nos amenaza, que no se toque su carga porque vamos a hacer desastre en tu casa. Nosotros seguimos el sábado a la noche la carga que vino por agua, cinco peque peque, por lo menos mil kilos de carne, el domingo por tierra dos camiones, el comisario de Belén liberó prácticamente, los doscientos kilos que agarraron fueron una porquería», recordó una carga que había sido incautada hace un tiempo.