Inicio Policiales Detienen a responsables de presunto secuestro

Detienen a responsables de presunto secuestro

Las detenciones realizadas por la policía guardan relación con el caso del estudiante de veterinaria, que la semana pasada había desaparecido en la zona de Yby Yau y posteriormente ubicado durante un control policial.

0
Fiscal Carlomagno Alvarenga

Fabio Frutos es el nombre del estudiante universitario, oriundo de Capitán Bado, que la semana pasada no había llegado a su lugar de destino y posteriormente se comunicó con un tío suyo, diciendo que lo habían secuestrado. Luego fue ubicado en la zona de Horqueta durante un control rutinario dentro de un ómnibus.

Según explicó el fiscal antisecuestro Carlomagno Alvarenga, la investigación del hecho, que en principio reunía todas las características de un autosecuestro, se centró en las declaraciones del joven estudiante y en el rastreo de las comunicaciones realizadas por los supuestos secuestradores con la familia.

Las pesquisas llevaron a ubicar una casa abandonada en la zona de Horqueta, donde Fabio presuntamente permaneció retenido por sus secuestradores.

Del lugar fueron incautados varios elementos como, una manta, un pasamontaña, un colchón, silla, cinta de embalaje, latas cargadas de cerveza, restos de comidas y otros, que hacen presumir que efectivamente se trata del lugar del cautiverio.

La investigación de las comunicaciones llevó a detener a dos hombres, identificados como Leandro Ovelar y René Alfonso Duarte. En el poder de este último fue encontrado el celular perteneciente a Fabio Frutos, por lo que es el principal sospechoso de ser uno de los responsables del hecho.

El fiscal Alvarenga señaló que el joven universitario no pudo identificar a los detenidos, ya que de acuerdo a sus declaraciones, sus captores le taparon la cabeza con un pasamontañas y el lugar donde lo retuvieron no contaba con iluminación.

Sobre su liberación, según el fiscal, el joven relató que al no ser pagado el dinero exigido por los secuestradores, estos desistieron y decidieron liberarlo en una calle de la ciudad de Horqueta.