Inicio Locales Centro infantil no puede seguir funcionando por falta de recursos

Centro infantil no puede seguir funcionando por falta de recursos

Un centro de apoyo a la niñez, habilitado en la villa Niño Salvador del Mundo, en el extremo noreste de la ciudad de Concepción, ya no puede seguir funcionando por no contar con recursos para salarios de las encargadas. El lugar había sido habilitado por el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia pero la contrapartida local es la que no se está materializando.

0

Un hermoso proyecto iniciado en el marco de un convenio entre la Municipalidad de Concepción, el Ministerio de la Niñez y Adolescencia y una comisión vecinal de la Villa Niño Salvador del Mundo, corre el riesgo de terminar por falta de recursos. El mismo forma parte del programa Abrazo, de dicha cartera de Estado.

Según explicó Arlinda Benítez, miembro de la comisión, hasta el momento, tras unos 6 o 7 meses de su habilitación, el centro está sostenido con el trabajo voluntario de algunas personas, sin poder cumplir con el objetivo de una asistencia integral a los niños de la comunidad.

Al sitio, abierto de 07:00 a 15:00, acuden unos 80 niños, cuyos padres salen a trabajar, y reciben desayuno, media mañana, almuerzo y merienda, aparte de una atención integral. Sin embargo, según sostuvo Arlinda, últimamente se ha convertido en un comedor, atendiendo a que no existe rubro para contratar a dos educadoras y dos trabajadoras sociales, tal como reza el convenio.

Por otro lado, las cocineras, que siguen cumpliendo sus labores como voluntarias, también reclaman el salario prometido y aseguran que ya no podrán continuar por mucho tiempo en estas condiciones.

La dirigente social señaló que el Ministerio de la Niñez y Adolescencia está cumpliendo con su parte del convenio y aclaró que los recursos humanos deben ser contratados por la Municipalidad, como contrapartida.

Cristina Ruiz, una de las cocineras, indicó que en las condiciones actuales va a ser muy difícil continuar, considerando que abandonan sus hogares para dedicarse a sostener el centro con la esperanza de acceder a un rubro. Expuso que incluso, la gobernadora Liz Meza, así como autoridades municipales, se habían comprometido ante el ministro a pagar el salario a las encargadas pero hasta ahora no pasó de la promesa verbal.