Inicio Locales «Basura putrefacta»: pacto azulgrana condena a ciudadanía a sometimiento de 20 años

«Basura putrefacta»: pacto azulgrana condena a ciudadanía a sometimiento de 20 años

La junta municipal de Concepción aprobó la concesión durante dos décadas del servicio de recolección de residuos a una empresa privada. Con los votos de seis ediles oficialistas liberales y cuatro colorados sometidos al ejecutivo, se obtuvo la mayoría para legalizar el presunto negociado.

0

El legislativo comunal de Concepción, que durante casi seis años presentó una actitud rastrera y obsecuente ante el cuestionado intendente Alejandro Tati Urbieta, en la fecha dio el broche de oro a su reprochable labor.

Una vez más, el mediocre actuar de los concejales se vio reflejado en el mazazo que propinaron a la ciudadanía, al aprobar la concesión del servicio de recolección de basuras a una empresa privada.

Los reiterados reclamos de los ciudadanos y de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Concepción (ACIC) no fueron suficientes para torcer el proceso del presunto negociado, que fue elucubrado «entre gallos y medianoche».

Finalmente, la concesión del servicio por 20 años fue aprobada con diez votos (seis liberales y cuatro colorados), embarrando más de esa forma el prontuario de la que será tristemente célebre junta municipal.

Los cuestionamientos al proceso nunca fueron referentes al servicio que actualmente está prestando la propia empresa INGESA como un supuesto plan piloto, sino sobre las elevadas tarifas establecidas, el plazo de concesión, las condiciones para una posible rescisión del contrato, entre varios otros puntos.

Cobarde agresión

El ciudadano Rodney Calonga, que se encontraba en el recinto de la junta municipal, reclamando a los ediles sobre las irregularidades detectadas en el proceso de concesión, resultó agredido físicamente.

Testigos señalan que uno de los hijos del concejal Miguel Domínguez, que figura en la planilla de la junta municipal, aunque no se sabe qué funciones cumple, agredió de un puñetazo en el rostro al mencionado ciudadano.

El agresor atacó cobardemente a Calonga de hacia atrás con un «gancho de izquierda» y huyó rápidamente del lugar, según los testigos.

¿Favores políticos de por medio?

Uno de los datos que se maneja desde hace tiempo es que las empresas recolectoras de residuos, que operan en su mayoría en el departamento Central, se encuentran de alguna manera ligadas entre sí. En este sentido, una publicación del diario ABC Color, de fecha 19 de agosto de 2018, menciona a la empresa INGESA como «satélite» de la conocida y antigua firma «El Farol SA».

Según menciona el artículo, uno de los accionistas principales de INGESA es el exconcejal municipal de Luque y actual miembro del Parlasur, Manuel Morínigo (PLRA), quien sería la cara visible en las negociaciones con el intendente de Concepción, Alejandro Tati Urbieta.

ABC también menciona al ex edil de Luque y actual diputado nacional Rodrigo Blanco (PLRA) como posiblemente vinculado a la empresa en cuestión, aunque el mismo había negado algún tipo de nexo.

Llamativamente, el mencionado diputado fue uno de los más férreos defensores del intendente Urbieta durante el proceso de pedido de intervención de la Municipalidad, rechazado en la Cámara Baja del Parlamento. Por ello, no se puede descartar que la presencia de INGESA en Concepción se trate de un pago de favores políticos.