Inicio Locales Aparece contrato de «hurrero mimado»

Aparece contrato de «hurrero mimado»

David Ramírez, polémico operador político y protegido del intendente de Concepción cuenta con un supuesto vínculo laboral con la Municipalidad. El hecho quedó demostrado con la aparición de un contrato firmado en enero de este año. La cuestión se trataría de un caso más de planillerismo.

0
Publicidad

Acusado de Estafa, procesado por Coacción Grave y hasta condenado por Perturbación de la Paz Pública, Ricardo David Ramírez desde siempre se mostró con actitud soberbia y desafiante, seguro de la protección de su líder, el intendente de Concepción Alejandro Tati Urbieta. Este incluso había actuado de testigo a favor de Ramírez durante el juicio oral, donde el mismo resultó condenado.

El fuerte vínculo entre Urbieta y Ramírez, cuyo móvil resulta desconocido, llegó al extremo de dejar pasar por alto inclusive graves acusaciones contra el operador político en relación a la venta irregular de terrenos municipales; es más, el lazo se ha vuelto más firme y en detrimento de los recursos públicos.

Hace unos días, en el marco de una acción de Amparo Constitucional, planteada por la señora Digna Ortiz, el jefe comunal fue obligado por un Tribunal a entregar todos los documentos solicitados por la mujer en base a la Ley 5282/14 de Libre Acceso Ciudadano a la Información Pública. Es así que apareció un contrato firmado entre Ricardo David Ramírez y la Municipalidad de Concepción.

El documento data del 2 de enero de 2019 y su vigencia, según consta en el mismo, era hasta el 30 de junio de este año. De acuerdo al contrato, Ramírez asumía un compromiso laboral con la Municipalidad, en carácter de asistente de Participación Ciudadana, con un salario de G. 1.500.000 mensuales y la obligación de cumplir un horario en la institución.

Sin embargo, aun existiendo un contrato formal, a Ricardo David Ramírez nunca se lo vio asistiendo regularmente a la Municipalidad, pero sí en todas las reuniones políticas del intendente. Casos similares de planillerismo, que directamente desangran los recursos públicos, abundan en la Municipalidad de Concepción, según versiones.