Inicio Locales 108 metros de distancia causan imputación de intendente y su chofer

108 metros de distancia causan imputación de intendente y su chofer

Alejandro Tati Urbieta, intendente municipal de Concepción y Justo Zayas, chofer del mismo, fueron imputados este mediodía por Desacato a una Orden Judicial. La acusación se basa en un informe pericial, el cual revela que ambos violaron una medida restrictiva de acercamiento a la señora Daysi Silguero, a quien habían agredido en ocasión anterior.

0
Publicidad

La fiscal que formuló la imputación contra Urbieta y Zayas es la Abog. Sonia Sanguinés, de la Unidad Nº 2. La misma señaló que en base a las diligencias investigativas realizadas, se pudo reunir elementos suficientes para poder sostener una imputación.

Un trabajo realizado días atrás por dos peritos fue la diligencia determinante para que la Fiscalía tome la decisión de imputar a ambos. Los técnicos habían determinado que el intendente y su chofer se acercaron a 108 metros de distancia de la vivienda de la señora Daysi Silguero, existiendo una prohibición del Juzgado de Paz de acercarse a menos de 200 metros.

La agente fiscal explicó que la causa será tramitada en el Juzgado Penal de Garantías del segundo turno, a cargo del Abog. Eduardo Manuel Agüero. Por otro lado, aclaró que por tratarse de un delito se solicitarán medidas alternativas a la prisión para los imputados.

La denuncia por desacato fue realizada por Silguero, quien acusó a Urbieta y Zayas de violar la restricción, llegando hasta una zona de obras de la Municipalidad, a poco más de una cuadra de su vivienda, ubicada en el barrio Villa Armando de la capital departamental.

Antecedentes

El hecho de agresión contra Daysi Silguero había ocurrido el 24 de mayo pasado en la vía pública del barrio Villa Armando de Concepción, en una zona donde la Municipalidad está construyendo un sistema de desagüe pluvial.

Según la mujer, Alejandro Tati Urbieta llegó hasta el sitio en compañía de su chofer, de nombre Justo Zayas. Una vez que ambos descendieron del vehículo, la mujer se acercó al intendente y empezó a filmarlo, al tiempo de escracharlo. Ante dicha situación, Urbieta no encontró mejor manera de reaccionar que, aplicándole un golpe a Silguero.

La mujer relató que, después de la agresión ella intentó levantar de nuevo el celular pero fue golpeada en la mano por el chofer Justo Zayas. Posteriormente, el intendente siguió insultando a la dama, tratándola de «loca y p… de mierda».