Inicio Locales Tras brutal actuación policial, manifestantes siguen fuertes

Tras brutal actuación policial, manifestantes siguen fuertes

Una desmedida represión policial, que afectó incluso a criaturas que estaban jugando en la plaza Pinedo, fue el corolario de la marcha 19 en Concepción.

0
Publicidad

Efectivos policiales totalmente descontrolados, que repartían cachiporrazos y disparaban balines de goma, así como granadas de gas lacrimogeno a mansalva, fue la escena observada anoche en la parte final de la movilización ciudadana en Concepción.

La marcha pacífica, en la que participaron más de 500 personas, inició en la plaza que lleva el nombre del fundador de la ciudad y después de realizar paradas de escrache frente a las casas de los concejales Miguel Domínguez (PLRA), Sisinia Silva (PLRA) y Estrella Quevedo (PLRA), se dirigió hasta la residencia de la familia Urbieta Cáceres.

En el lugar se llevó a cabo, como noches anteriores, un acto de repudio contra los Urbieta, pidiendo principalmente la renuncia del intendente municipal Alejandero Tati Urbieta.

La manifestación tenía un desarrollo normal hasta que, cerca de las 23:00, uno de los policías supuestamente recibió un proyectil, aparentemente producto de un honditazo. Esto generó la represión de las fuerzas de seguridad, que contaron con el apoyo de un carro hidrante. Según los escrachadores, el proyectil que habría impactado en la humanidad del policía probablemente fue arrojado por algún infiltrado.

Uno de los manifestantes, identificado como Mario Ferreira, fue aprehendido y brutalmente golpeado por cascos azules y efectivos de orden público. Incluso, cuando el joven estaba acostado en el suelo, totalmente entregado, los policías seguían dándole patadas y pisándole la cabeza.

Ferreira fue trasladado en una patrullera hasta el Hospital Regional, lugar a donde llegó un grupo de ciudadanos, ante cuya presión, los policías tuvieron que liberarlo.

Fueron reportados asimismo, otras personas con lesiones leves y varias criaturas, que estaban jugando en el parque de la plaza Pinedo, las cuáles no tenían nada que ver, pero sufrieron los efectos de los gases lacrimogenos.

La movilización de anoche contó con la presencia del Senador Nacional Pedro Santacruz (PDP), quien acompañó a los indignados y también fue víctima de la agresión policial.

No asistirán a reunión

Los ciudadanos indignados anunciaron que no participarán esta mañana del encuentro convocado, esta vez por los concejales municipales en el local del Obispado, ya que los mismos, ayer hicieron el vacío. «La postura innegociable es la renuncia del intendente y la intervención de la Municipalidad», dijeron.

La convocatoria a la marcha 20 está hecha para hoy a las 19:00 en la plaza Agustín Fernando de Pinedo de la capital departamental.