Inicio Locales Tati Urbieta sigue culpando a otros de su rotundo fracaso

Tati Urbieta sigue culpando a otros de su rotundo fracaso

El intendente de Concepción, que está a punto de concluir el segundo periodo consecutivo al frente de la administración municipal, estuvo esta mañana en la sesión de la Junta, donde con total descaro, dijo que está haciendo bien las cosas

0
Publicidad

Aunque durante sesiones anteriores, algunos concejales municipales se quejaron de la falta de respuesta a los innumerables pedidos de informe remitidos al ejecutivo municipal, esta mañana, con la presencia del intendente no se animaron a reclamarle de manera firme el constante ninguneo.

Los ediles, especialmente opositores, solo se limitaron a realizar algunas consultas genéricas, ante las cuáles Alejandro Tati Urbieta divagó con su habitual cantinfleo. El intendente aprovechó la ocasión para contraatacar a la ciudadanía, que de forma abrumadora, especialmente en las redes sociales, cuestiona su gestión al frente del municipio.

«Qué le vamos a robar a una persona, si nunca contribuyó un centavo en la Municipalidad de Concepción», cuestionó el jefe comunal y luego agregó que «es difícil sostener un municipio con el 20 % del tributo, cuando el 80 % viene siendo subsidiado».

Posteriormente, Urbieta justificó su mala gestión, generalizando el problema. «Yo sé que no estamos pasando por un momento demasiado bueno a nivel nacional», se excusó y culpó a supuestos «intereses mezquinos de un sector interesado y malicioso» de los cada vez más fuertes cuestionamientos a su administración.

En otro momento de su tediosa exposición, el intendente calificó su gestión de casi 9 años al frente de la administración comunal. «Les digo con total firmeza y convencido, de que venimos haciendo bien todo nuestro trabajo», expresó con una fría desvergüenza.

Respecto a la alta morosidad con los tributos, como justificación para el notorio abandono en que se encuentra la ciudad, cabe mencionar algunos aspectos: 1 – Las obras son realizadas casi en su totalidad con recursos provenientes de Royaltíes y Fonacide, por lo que no se puede desacreditar y mucho menos descalificar la opinión de un ciudadano que se encuentra en mora. 2 – También habría que analizar la pesada estructura burocrática que constituye la Municipalidad, con superpoblación de funcionarios y cuyo sostenimiento sí depende de los tributos. 3 – Una de la principales funciones de un intendente municipal es recaudar y la baja recaudación solo evidencia su fracaso en tal cometido.