Inicio Locales Pobladores de Guyrati están al borde de una hambruna

Pobladores de Guyrati están al borde de una hambruna

Cada día que pasa, la situación de unas 150 familias, dependientes de la Calería Guyrati, se vuelva más complicada, porque el conflicto obrero-patronal no tiene visos de solución.

0
Publicidad

Con la fábrica parada y unos 150 obreros que llevan dos meses de atraso en el cobro de sus salarios, la pequeña comunidad norteña, dependiente casi exclusivamente de la “Calería Guyrati”, se encuentra ya presa de una crisis alimentaria. Así lo confirmó la Prof. Lucía Céspedes, directora del colegio nacional del lugar, que alberga a unos 200 alumnos en los diferentes niveles.

“El panorama es poco alentador”, manifestó la docente, quien está organizando ollas populares dentro de la institución para brindar desayuno y almuerzo a los alumnos. En este sentido, la directora mencionó que recibieron una ayuda de personas solidarias de Asunción, consistente en víveres, con los cuáles aguantarían hasta el viernes.

“Muchos que no son alumnos vienen con sus tazas y platos y no podemos negarles la comida”, significó Céspedes y subrayó que desde hace bastante tiempo no cuentan con el servicio de merienda y almuerzo escolar de la Gobernación.

Respecto a la ayuda de las instituciones, la docente expresó que hace más de un mes, la Municipalidad de San Alfredo, distrito al cual pertenecen, les había hecho llegar un lote de víveres, Por otro lado, dijo que la Gobernación, cuyos concejales sesionaron hace poco en el lugar, hasta la fecha no hizo llegar ninguna asistencia.

Guyrati es un pequeño poblado de aproximadamente 600 habitantes, ubicado a orillas del Río Paraguay en el departamento de Concepción, a unos 180 kilómetros al norte de la capital departamental. Sus habitantes dependen casi exclusivamente de la empresa “Calería Guyrati”, que da mano de obra directa a unas 150 personas.

Desde hace bastante tiempo, se inició un conflicto obrero-patronal, a causa de ciertos reclamos por parte de los trabajadores, entre ellos y el más grave, un atraso de dos meses en el salario. La crisis no encontró solución, hasta que los empresarios declararon un paro patronal y el conflicto aun no pudo ser destrabado.

La población, que prácticamente ya se encuentra pasando hambre, pide la ayuda solidaria de la gente, que puede consistir en víveres para seguir con las ollas populares, hasta tanto se logre solucionar el problema con la empresa.